Evangelio del Día 31 de julio del 2020

Evangelio según San Mateo 13,54-58.

Al llegar a su pueblo, se puso a enseñar a la gente en la sinagoga, de tal manera que todos estaban maravillados. “¿De dónde le viene, decían, esta sabiduría y ese poder de hacer milagros? ¿No es este el hijo del carpintero? ¿Su madre no es la que llaman María? ¿Y no son hermanos suyos Santiago, José, Simón y Judas?

¿Y acaso no viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde le vendrá todo esto?”. Jesús era para ellos un motivo de tropiezo. Entonces les dijo: “Un profeta es despreciado solamente en su pueblo y en su familia”. Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la falta de fe de esa gente.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

En aquellos días Jesús caminaba por la ciudad y muchos le seguían, pero también muchos le servían de tropiezo, le hacían preguntas con doble sentido por el simple hecho de buscar su incomodidad, pero Jesucristo siempre fue sabio, fue muy prudente y se mantenía al margen de todo.

Desde que empezó su ministerio a la edad de 30 años luego de ser bautizado en el río Jordán por su primo Juan el Bautista, le fue dado todo el poder por su Padre celestial, para hacer milagros, prodigios, resucitar muertos, sanar enfermos y muchas cosas más. Aunque había muchos seguidores maravillados, otros se preguntaban quien le daba este poder porque a ellos todavía no se les había revelado el propósito de Jesús aquí en la tierra.

A nuestro Señor la gente lo conocía comúnmente como el hijo del carpintero y de María por eso se maravillaban de las grandes cosas que podía lograr, realmente no conocían que era el hijo de Dios hasta más tarde cuando fue crucificado y aún sabiendo no quisieron reconocerlo por miedo de que las otras personas condenaran el gobierno de ese entonces.

Podemos ver que muchas personas se dejan llevar por lo que digan los demás y no seguir realmente los pasos de nuestro amado Dios. En esta oportunidad te invitamos a que sigas a Jesús de todo corazón, que no importe lo que puedan decir o hacer las demás personas, tú debes tener una intimidad personal con el creador y verás todo lo hermoso que él tiene preparado para ti. ¡Dios te bendiga!

Oración del Día

Yo confieso

Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos

Que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.

Por eso ruego a al Padre delante su hijo Jesús y al Espíritu Santo,

Que intercedan por mí ante Dios, Nuestro Señor.

Que perdonen todas mis iniquidades y se acuerden de mí.

Que tengan misericordia cada día para restituir mi corazón.

Ayúdame mi Señor hacer tu voluntad que es buena, perfecta y agradable.

No me desampares ni de noche ni de día.

Líbrame de mis angustiadores, mis perseguidores, repréndelos.

Muchas son las debilidades del ser humano pero tú has vencido cada una sé ellas.

Ayúdame a seguir fielmente tus pasos para no defraudarte.

Te amo inmensamente, toda alabanza, adoración y dominio sean para ti, amen.

Salmos 46: 1-11

Dios es nuestro amparo y fortaleza,
Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida,
Y se traspasen los montes al corazón del mar;

Aunque bramen y se turben sus aguas,
Y tiemblen los montes a causa de su braveza. Selah

Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios,
El santuario de las moradas del Altísimo.

Dios está en medio de ella; no será conmovida.
Dios la ayudará al clarear la mañana.

Bramaron las naciones, titubearon los reinos;
Dio él su voz, se derritió la tierra.

Jehová de los ejércitos está con nosotros;
Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah

Venid, ved las obras de Jehová,
Que ha puesto asolamientos en la tierra.

Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra.
Que quiebra el arco, corta la lanza,
Y quema los carros en el fuego.

Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;
Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

Jehová de los ejércitos está con nosotros;
Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario