Evangelio del Día 28 de julio del 2020

Evangelio según San Mateo 13,36-43.

Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: “Explícanos la parábola de la cizaña en el campo”. Él les respondió: “El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno, y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles.
Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo.
El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal, y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!”

Reflexión sobre el Evangelio del Día

Aquí en este texto Jesús explica la parábola del trigo y la cizaña, ya que los discípulos no habían comprendido bien, el maestro les enseñó nuevamente cada significado. Y acá es muy claro lo que sucede. Jesús nuestro salvador siembra la semilla en la tierra o en el campo, que estos vendríamos siendo nosotros que le oímos y le seguimos, todo bien hasta ahí, hasta que llega la cizaña.

El enemigo o satanás como le quisiéramos llamar, tiene a su gente, a sus soldados, sus seguidores que hacen el trabajo sucio y apartan a los santos de los caminos de Dios. Ahora, algo que hay que aclarar, muchas veces estas personas que le hacen el trabajo al enemigo no están consientes que lo hacen, ni siquiera saben que están a favor de él.

Viven cegados o apagados pero de igual manera hacen daño, dentro de la iglesia, fuera de la iglesia, en la calle, en el trabajo, en el colegio, y hasta en la misma casa. Por eso decimos que la mayoría de las veces estas personas ignoran que hacen un daño terrible a los demás y a ellos mismos.

La cosecha ya será cuando Jesús venga y ahí los ángeles se encargarán de separar el trigo (los hijos de Dios) de la cizaña (los trabajadores del enemigo) y se sabrá quien fue cada quien. La parte desagradable es para los malos, ya que su fin será lo que sembraron, y como dice la palabra habrá lagrimas y sufrimiento; todo lo contrario para los que vivieron una vida buena y cercana al Señor, se les galardonará y resplandecerán como el sol, su fin será en la eternidad con el Padre.

Muchas veces no nos gusta hablar de esto porque pensamos que Dios es solo amor, y si, claro que lo es. Pero es fuego consumidor también y tenemos que seguir sus preceptos y sus mandatos por amor a él, ni siquiera porque no los pida porque para eso él nos dio un libre albedrío para decidir. Decidamos pues el camino correcto, porque así como está el bien, también está el mal y ambos caminos tienen consecuencias que tocan una cuerda en la eternidad.

Oración del Día

Acto de fe

Padre amado, en este día te doy gracias por todas las

maravillas que me ofreces y por darme la oportunidad

de conocerte, es por eso que quiero aceptarte como mi único

Señor y Salvador, creo en tu palabra, creo en el Hijo y el Espíritu Santo,

creo que tu voluntad que es buena, perfecta y agradable,

Ayúdame a seguir el camino correcto para no perecer en mis malas decisiones

Necesito al Espíritu Santo para que me guíe en toda verdad, y sobre todo ayudame

A discernir o a entender que es lo bueno y lo malo dentro de tu voluntad, amen.

Salmos 37: 1-11

No te impacientes a causa de los malignos,
Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.

Porque como hierba serán pronto cortados,
Y como la hierba verde se secarán.

Confía en Jehová, y haz el bien;
Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.

Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en él; y él hará.

Exhibirá tu justicia como la luz,
Y tu derecho como el mediodía.

Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.
No te alteres con motivo del que prospera en su camino,
Por el hombre que hace maldades.

Deja la ira, y desecha el enojo;
No te excites en manera alguna a hacer lo malo.

Porque los malignos serán destruidos,
Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.

Pues de aquí a poco no existirá el malo;
Observarás su lugar, y no estará allí.

Pero los mansos heredarán la tierra,
Y se recrearán con abundancia de paz.

(Visited 19 times, 1 visits today)

Deja un comentario