Evangelio del Día 28 de agosto del 2020

Evangelio según San Mateo 25,1-13.

Por eso, el Reino de los Cielos será semejante a diez jóvenes que fueron con sus lámparas al encuentro del esposo.
Cinco de ellas eran necias y cinco, prudentes.
Las necias tomaron sus lámparas, pero sin proveerse de aceite,
mientras que las prudentes tomaron sus lámparas y también llenaron de aceite sus frascos.
Como el esposo se hacía esperar, les entró sueño a todas y se quedaron dormidas.
Pero a medianoche se oyó un grito: ‘Ya viene el esposo, salgan a su encuentro’.
Entonces las jóvenes se despertaron y prepararon sus lámparas.
Las necias dijeron a las prudentes: ‘¿Podrían darnos un poco de aceite, porque nuestras lámparas se apagan?’.
Pero estas les respondieron: ‘No va a alcanzar para todas. Es mejor que vayan a comprarlo al mercado’.
Mientras tanto, llegó el esposo: las que estaban preparadas entraron con él en la sala nupcial y se cerró la puerta.
Después llegaron las otras jóvenes y dijeron: ‘Señor, señor, ábrenos’,
pero él respondió: ‘Les aseguro que no las conozco’.
Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

Esta parábola hace referencia a la venida del Señor, es interesante porque estas mujeres se estaban preparando para cuando llegara el esposo, estaban siendo sabias y entendidas. Asimismo tenemos que ser nosotros, estar apercibidos de la segunda venida de Jesús, pero ¿cómo? fácil, leyendo su palabra, entrando en intimidad con el Padre, buscar a Dios día y noche y pareciéndonos cada día más a Jesús.

De manera que cuando llegue el momento, podamos irnos con Jesús sin ningún problema, encontrará en nosotros un corazón puro  e intachable que ha tratado en lo posible buscar a Dios. Por lo contrario si somos necios como lo fueron las otras mujeres al no llenar su lámpara cuando tuvieron oportunidad, y no entraron a la sala con el esposo; tampoco entraremos al reino de los cielos porque nos ocupamos de otras cosas cuando debíamos estar atentos a la voz de Dios.

Por eso te invitamos en este momento a que te conectes con Dios, muchas veces tenemos tiempo solo para nosotros pero muy poco le dedicamos al Señor, y él siempre va a querer revelarnos cosas a nosotros y solo se puede lograr cuando tenemos intimidad con el Padre. Hoy tómate un tiempo para hablar con tu creador y permite que pueda enseñarte y mostrarte cosas nuevas para tu vida. De esa manera nos vamos preparando para la venida de Jesús.

Oración del Día

Gloria a Dios

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos,

te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso.

Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;

tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros;

Porque solo tú eres Santo, solo tú Señor, solo tú Altísimo, Jesucristo,

con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre, Amén.

Salmos 33: 11-20

El consejo de Jehová permanecerá para siempre;
Los pensamientos de su corazón por todas las generaciones.

Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová,
pueblo que él escogió como heredad para sí.

Desde los cielos miró Jehová;
Vio a todos los hijos de los hombres;

Desde el lugar de su morada miró
Sobre todos los moradores de la tierra.

Él formó el corazón de todos ellos;
Atento está a todas sus obras.

El rey no se salva por la multitud del ejército,
Ni escapa el valiente por la mucha fuerza.

Vano para salvarse es el caballo;
La grandeza de su fuerza a nadie podrá librar.

He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen,
Sobre los que esperan en su misericordia,

Para librar sus almas de la muerte,
Y para darles vida en tiempo de hambre.

Nuestra alma espera a Jehová;
Nuestra ayuda y nuestro escudo es él.

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario