Evangelio del Día 22 de octubre del 2020

Evangelio Según San Juan 2: 1-12

Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.

Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere. Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros. Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron.

Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; más tú has reservado el buen vino hasta ahora.

Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él. Después de esto descendieron a Capernaum, él, su madre, sus hermanos y sus discípulos; y estuvieron allí no muchos días.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

Sin dudas son maravillosos los pasajes de la Biblia que hablan de Jesús y los actos prodigiosos que hizo en la tierra, era para vivir asombrado cada día de la Gloria que el Padre Celestial derramó sobre Cristo, en este hermoso evangelio encontramos el primer milagro codificado por los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, en el cual estaban en una boda a quienes habían invitado a su familia y a sus discípulos.

Cuando se acabó el vino, Jesús mando a llenar unos recipientes con agua y bajo la vista de todos convirtió la misma agua en un delicioso vino.

Así poco a poco se fue corriendo la voz de una persona que hacía milagros y prodigios, entonces le llamaron el mesías; muchos empezaron a seguirlo por amor convirtiéndose en un maestro en las ciudades que visitaba, pero a su vez se volvió piedra de tropiezo para los religiosos de ese tiempo porque pensaban que era un blasfemo, estos fariseos decían que tergiversaba las escrituras.

Cabe señalar que los judíos esperaban por el Mesías, una persona que los llevara a la guerra para ser liberados del yugo romano, sin embargo, le molesto que Cristo enseñara del perdón, de la humildad, de hacer el bien, aunque te hagan mal, y eso los llenaba de odio, por ese motivo lo crucificaron; pero lo que no sabían ellos es que era necesario que todo eso ocurriera para que se cumpliera la palabra y poder ser redimidos de todos los pecados.

Jesús quiere hacer un milagro en ti, solo debes buscarlo con la mejor intención, siendo una buena persona, no por interés, sino de manera genuina. Hazlo y verás que cosas hermosas pasaran contigo y tu familia. ¡Dios te Bendiga!

Oración del Día

Gloria a Dios

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos,

Te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso.

Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;

Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros;

Porque solo tú eres Santo, solo tú Señor, solo tú Altísimo, Jesucristo,

Nada podríamos lograr si no fuese por tu inmensa misericordia.

Ten piedad de nosotros, aleja toda maldad de nuestros corazones.

Ayúdanos a ser mejores siervos cada día para enaltecer tu nombre.

No nos dejes caer en tentación, líbranos del mal. Tuyo es el reino,

El poder y el dominó, toda persona debe rendirse ante tu majestuosidad.

Con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre, Amén.

Salmos 20: 1-9

Jehová te oiga en el día de conflicto;
El nombre del Dios de Jacob te defienda.

Te envié ayuda desde el santuario,
Y desde Sion te sostenga.

Haga memoria de todas tus ofrendas,
Y acepté tu holocausto. Selah

Te dé conforme al deseo de tu corazón,
Y cumpla todo tu consejo.

Nosotros nos alegraremos en tu salvación,
Y alzaremos pendón en el nombre de nuestro Dios;
Conceda Jehová todas tus peticiones.

Ahora conozco que Jehová salva a su ungido;
Lo oirá desde sus santos cielos
Con la potencia salvadora de su diestra.

Estos confían en carros, y aquellos en caballos;
Más nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria.

Ellos flaquean y caen,
Más nosotros nos levantamos, y estamos en pie.

Salva, Jehová;
Que el Rey nos oiga en el día que lo invoquemos.

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario