Evangelio del Día 15 de agosto del 2020

Evangelio según San Lucas 1,39-56.

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”.

María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz”. Porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes.

Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre. María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

Bienaventurada fue María la madre de Jesús al tener semejante privilegio de poder ser la progenitora del salvador de la humanidad, desde pequeña María siempre fue una joven guardada para el señor, como muchos conocen la historia fue dada en matrimonio a José descendiente directo del Rey David, lo curioso de todo esto es que la palabra profética es exacta y todo concuerda a la perfección, se profetizó que el niño nacería de una joven virgen y sería descendiente de David y así mismo fue.

María al llegar a donde su prima Isabel se sintió la presencia de Dios grandemente, debido a que Isabel daría a luz a Juan el Bautista que mucho tiempo después bautizaría a Jesús en el río Jordán para que empezara su ministerio. Al introducirnos de lleno en las escrituras de Dios podemos darnos cuenta de todas las maravillas que tiene preparado para nosotros, así como escogió a María, José y muchas otras personas para su ministerio, de tal manera puede escogerte y usarte a ti para llevar el mensaje del reino aquellas personas que tanto lo necesitan.

No dudes en creerle a Dios, no te desanimes, sigue adelante, él tiene maravillosas cosas preparadas para ti, solamente búscalo en espíritu y verdad y verás como todo obra para bien, ¡Dios te Bendiga!

Oración del Día

Acto de esperanza

Señor Dios mío, espero por tu gracia la remisión de todos mis pecados;

y después de esta vida, alcanzar la eterna felicidad, a tu lado y por siempre

porque Tú lo prometiste, ya que eres infinitamente poderoso, fiel, benigno,

lleno de misericordia y en ti no hay mentira alguna. Te amo eternamente,

eres lo más importante en mi vida, te necesito en mi familia,

en mi entorno en mi mente y en todo lo que me rodea.

Quiero vivir y morir en esta esperanza. Amén.

Salmos 27: 1-10

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?
Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos,
Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

Aunque un ejército acampe contra mí,
No temerá mi corazón;
Aunque contra mí se levante guerra,
Yo estaré confiado.

Una cosa he demandado a Jehová, esta buscaré;
Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida,
Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal;
Me ocultará en lo reservado de su morada;
Sobre una roca me pondrá en alto.

Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean,
Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo;
Cantaré y entonaré alabanzas a Jehová.

Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo;
Ten misericordia de mí, y respóndeme.

Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro.
Tu rostro buscaré, oh Jehová;

No escondas tu rostro de mí.
No apartes con ira a tu siervo;
Mi ayuda has sido.
No me dejes ni me desampares, Dios de mi salvación.

Aunque mi padre y mi madre me dejaran,
Con todo, Jehová me recogerá.

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario