Evangelio del Día 14 de julio del 2020

Evangelio según San Juan 15, 9-17

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena.

Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos, que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.

No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

El Señor nos ama en gran manera, siempre nos lo hace saber por medio de su palabra, cuando nosotros leemos la biblia, cumplimos sus mandatos y le compartimos a los demás permaneceremos siempre en su amor. Así como Jesús obedeció a su Padre permaneció en su amor, así también debemos permanecer nosotros.

Ahora, algo que nos mandó Jesús fue a amarnos, amar al prójimo, buscar su bien; y sabemos que muchas veces puede ser difícil porque hay gente que no se hace querer realmente, pero recuerda que Jesús también los ama y murió por ellos al igual que por ti. Incluso Dios nos llama sus amigos cuando hacemos lo que él nos manda, nos deja de llamar siervos para llamarnos su amigo, por eso nos da a conocer lo que hará el Padre.

¿Y saben que es lo mejor? Que Dios nos ha escogido a nosotros, vio algo especial y nos predestinó para hacer su obra, para vivir de una manera elevada, para estar en bendición; nosotros somos los que elegimos si permanecer en su amor o no.

Pero si te aseguramos algo, el que pertenece en su amor puede pedir lo que quiera al Padre y él se lo concederá dentro de su voluntad, porque estamos alineados a su palabra y con un corazón obediente no resiste al Señor. Así que ¡ánimo, cumplamos su palabra para permanecer en su amor!

Oración del Día

Gloria a Dios

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos,

te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso.

Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;

tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra suplica;

tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros;

porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo,

con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre, Amén.

Salmos 148: 6-14

Alaben el nombre de Jehová;
Porque él mandó, y fueron creados.

Los hizo ser eternamente y para siempre;
Les puso ley que no será quebrantada.

Alabad a Jehová desde la tierra,
Los monstruos marinos y todos los abismos;

El fuego y el granizo, la nieve y el vapor,
El viento de tempestad que ejecuta su palabra;

Los montes y todos los collados,
El árbol de fruto y todos los cedros;

La bestia y todo animal,
Reptiles y volátiles;

Los reyes de la tierra y todos los pueblos,
Los príncipes y todos los jueces de la tierra;

Los jóvenes y también las doncellas,
Los ancianos y los niños.

Alaben el nombre de Jehová,
Porque solo su nombre es enaltecido.
Su gloria es sobre tierra y cielos.

Él ha exaltado el poderío de su pueblo;
Alábenle todos sus santos, los hijos de Israel,
El pueblo a él cercano.
Aleluya.

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario