Evangelio del Día 11 de noviembre del 2020

Evangelio Según San Juan 5: 19-29

Jesús les dijo: Les aseguro que el Hijo de Dios no puede hacer nada por su propia cuenta; solamente hace lo que ve hacer al Padre. Todo lo que hace el Padre, también lo hace el Hijo. Pues el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que hace; y le mostrará cosas todavía más grandes, que los dejarán a ustedes asombrados.

Porque así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, también el Hijo da vida a quienes quiere dársela. Y el Padre no juzga a nadie, sino que le ha dado a su Hijo todo el poder de juzgar, para que todos den al Hijo la misma honra que dan al Padre. El que no honra al Hijo, tampoco honra al Padre, que lo ha enviado.

Les aseguro que quien presta atención a lo que yo digo y cree en el que me envió, tiene vida eterna; y no será condenado, pues ya ha pasado de la muerte a la vida. Les aseguro que viene la hora, y es ahora mismo, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oigan, vivirán.

Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha hecho que el Hijo tenga vida en sí mismo, y le ha dado autoridad para juzgar, por cuanto que es el Hijo del hombre. No se admiren de esto, porque va a llegar la hora en que todos los muertos oirán su voz  y saldrán de las tumbas. Los que hicieron el bien, resucitarán para tener vida; pero los que hicieron el mal, resucitarán para ser condenados.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

En este hermoso evangelio podemos entender que todas las cosas tanto en el cielo como en la tierra, se las entregó el Padre Celestial a su hijo Jesucristo, toda Gloria, Honra, Alabanza, Dominio y Poder, de hecho Jesucristo era desde el principio con su Padre, en primera de Juan, capitulo 1 dice: “en el principio era el verbo (refiriéndose a Jesús) y el verbo era con Dios, y el verbo era Dios”, ahí es cuando entendemos la referencia a la santísima trinidad, (Padre, Hijo y Espíritu Santo) son tres personalidades en uno solo.

Jesús dice: El que no honra al Hijo, tampoco honra al Padre que lo ha enviado, aquí hace énfasis de que él es el camino, la verdad y la vida, y nadie puede acercarse al Padre si no es a través de Jesús, cuando Cristo vino y murió por toda la humanidad se abrió un camino directo al cielo para que el Padre derrama su gracia en nosotros.

Recordemos que antes de Jesús el juicio era directo, no había una persona que abogara por nosotros, si alguien cometía pecado era sentenciado o muerto de inmediato, Jesús abrió un camino de misericordia y nos dejó al Espíritu Santo para que nos consolara, además de darnos cada mañana una nueva oportunidad de hacer las cosas bien. No desaprovechemos este galardón, más bien seamos agradecidos y busquemos su presencia cada día.

Oración del Día

Gloria a Dios

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos,

Te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso.

Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;

Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros;

Porque solo tú eres Santo, solo tú Señor, solo tú Altísimo, Jesucristo,

Nada podríamos lograr si no fuese por tu inmensa misericordia.

Ten piedad de nosotros, aleja toda maldad de nuestros corazones.

Ayúdanos a ser mejores siervos cada día para enaltecer tu nombre.

No nos dejes caer en tentación, líbranos del mal. Tuyo es el reino,

El poder y el dominó, toda persona debe rendirse ante tu majestuosidad.

Con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre, Amén.

Salmos 37: 01-11

No te impacientes a causa de los malignos,
Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.

Porque como hierba serán pronto cortados,
Y como la hierba verde se secarán.

Confía en Jehová, y haz el bien;
Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.

Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en él; y él hará.

Exhibirá tu justicia como la luz,
Y tu derecho como el mediodía.

Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.
No te alteres con motivo del que prospera en su camino,
Por el hombre que hace maldades.

Deja la ira, y desecha el enojo;
No te excites en manera alguna a hacer lo malo.

Porque los malignos serán destruidos,
Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.

Pues de aquí a poco no existirá el malo;
Observarás su lugar, y no estará allí.

Pero los mansos heredarán la tierra,
Y se recrearán con abundancia de paz.

(Visited 12 times, 1 visits today)

Deja un comentario