Evangelio del Día 10 de Junio del 2020

Evangelio del Día 10 de junio del 2020

Evangelio según Juan 8, 51-59

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Yo les aseguro: el que es fiel a mis palabras no morirá para siempre”.

Los judíos le dijeron: “Ahora ya no nos cabe duda de que estás endemoniado. Porque Abraham murió y los profetas también murieron, y tú dices: ‘El que es fiel a mis palabras no morirá para siempre’. ¿Acaso eres tú más que nuestro padre Abraham, el cual murió? Los profetas también murieron. ¿Quién pretendes ser tú?”

Contestó Jesús: “Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. El que me glorifica es mi Padre, aquel de quien ustedes dicen: ‘Es nuestro Dios’, aunque no lo conocen. Yo, en cambio, sí lo conozco; y si dijera que no lo conozco, sería tan mentiroso como ustedes. Pero yo lo conozco y soy fiel a su palabra. Abraham, el padre de ustedes, se regocijaba con el pensamiento de verme; me vio y se alegró por ello”.

Los judíos le replicaron: “No tienes ni cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?” Les respondió Jesús: “Yo les aseguro que desde antes que naciera Abraham, Yo Soy”. Entonces recogieron piedras para arrojárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

Tenemos la garantía de que cuando partamos de este mundo vendrá la vida eterna junto a Dios, pero siempre habrá tropiezos en el camino donde muchas personas dudarán de ti incluso dudarán de tu fe.

Pero es ahí donde nosotros tenemos que estar firmes y practicar lo que hemos creído por medio de su palabra, seámosle fiel en todo momento sin importar las vicisitudes porque en medio del sacrificio siempre hay recompensa, y todo esto lo hacemos para glorificar al Padre por medio del Hijo.

Oración del Día

Acto de fe

Padre amado, en este día te doy gracias por todas las

maravillas que me ofreces y por darme la oportunidad

de conocerte, es por eso que quiero aceptarte como mi único

Señor y Salvador, creo en tu palabra, creo en el Hijo y el Espíritu Santo,

creo que tu voluntad que es buena, perfecta y agradable, amen.

Salmos 56: 1-4

Oh Dios, ten misericordia de mí,
porque la gente me acosa.
Mis enemigos me atacan todo el día.
Los que me calumnian no dejan de acosarme,
y muchos me atacan descaradamente.
Pero cuando tenga miedo,
en ti pondré mi confianza.
Alabo a Dios por lo que ha prometido.
En Dios confío, ¿por qué habría de tener miedo?
¿Qué pueden hacerme unos simples mortales?

Siempre tergiversan lo que digo;
se pasan el día tramando cómo hacerme daño.

(Visited 14 times, 1 visits today)

Deja un comentario