Evangelio del Día 10 de julio del 2020

Evangelio Según San Mateo 10, 16-23

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “Yo los envío como ovejas entre lobos. Sean, pues, precavidos como las serpientes y sencillos como las palomas.

Cuídense de la gente, porque los llevarán a los tribunales, los azotarán en las sinagogas, los llevarán ante gobernadores y reyes por mi causa; así darán testimonio de mí ante ellos y ante los paganos. Pero, cuando los enjuicien, no se preocupen por lo que van a decir o por la forma de decirlo, porque en ese momento se les inspirará lo que han de decir. Pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre el que hablará por ustedes.

El hermano entregará a su hermano a la muerte, y el padre a su hijo; los hijos se levantarán contra sus padres y los matarán; todos los odiarán a ustedes por mi causa, pero el que persevere hasta el fin, se salvará. Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra. Yo les aseguro que no alcanzarán a recorrer todas las ciudades de Israel, antes de que venga el Hijo del hombre’’.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

Jesús luego de ser crucificado envió a sus discípulos más fieles a hacer su trabajo, predicar las buenas nuevas hasta la actualidad, ahora somos millones que difundimos su palabra y sus enseñanzas. Pero el Señor es tan sabio y detallista con nosotros que incluso nos dejó en claro todo lo que pasaría. Tendremos que estar apercibidos en todo momento, valientes, esforzados, osados, llenos de coraje; y a la vez ser mansos, tranquilos, llenos de amor, buscando siempre el bien. No es fácil pero con la ayuda de Dios todo lo podemos.

Pero todo tiene un precio en este mundo, incluso hasta en el mundo espiritual que creemos. Seremos perseguidos, acusados, atacados, cuestionados, blasfemado y todo esto en el nombre de Dios, todo será por su causa, pero también tenemos la garantía de que no nos dejará ni nos abandonará, al contrario; enviará a su Espíritu Santo a poner palabras en nuestra boca para hablar con sabiduría y defendernos del enemigo. En pocas palabras será el mismo Dios hablando a través de nosotros, y ¡tranquilo que él no se equivoca!

Todo este trabajo que hacemos primordialmente es por amor, voluntariamente y también por obediencia al padre, y todo lo que hacemos para él tiene gran recompensa y es la salvación, la vida eterna, y una vida llena de bendiciones porque Dios ama inmensamente a los que le sirven, y no es favoritismo es lógica, el que se esfuerza más tiene más.

Oración del Día

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Salmos 37: 1-11

No te impacientes a causa de los malignos,
Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.

Porque como hierba serán pronto cortados,
Y como la hierba verde se secarán.

Confía en Jehová, y haz el bien;
Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.

Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en él; y él hará.

Exhibirá tu justicia como la luz,
Y tu derecho como el mediodía.

Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.
No te alteres con motivo del que prospera en su camino,
Por el hombre que hace maldades.

Deja la ira, y desecha el enojo;
No te excites en manera alguna a hacer lo malo.

Porque los malignos serán destruidos,
Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.

Pues de aquí a poco no existirá el malo;
Observarás su lugar, y no estará allí.

Pero los mansos heredarán la tierra,
Y se recrearán con abundancia de paz.

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario