Evangelio del Día 08 de julio del 2020

Evangelio Según San Mateo 10, 1-7

En aquel tiempo, llamando Jesús a sus doce discípulos, les dio poder para expulsar a los espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias.

Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero de todos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago y su hermano Juan, hijos del Zebedeo; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón, el cananeo, y Judas Iscariote, que fue el traidor.

A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: “No vayan a tierra de paganos, ni entren en ciudades de samaritanos. Vayan más bien en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los cielos”.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

Muchas veces pensamos que solo Jesús es el único que sana y echa fuera demonios, y así es, pero también nos dio la autoridad para hacerlo como se lo dio a sus discípulos, eso sí; siempre hay que hacerlo en el nombre de Jesús, porque nosotros somos el canal u el medio, pero no el fin. Nunca debemos llevarnos la gloria porque solamente somos instrumento suyo para bendecir y ayudar a otros.

Así que si tenemos el permiso y la autoridad para orar por enfermos, para orar por sanación, para echar fuera demonios de las personas, y luego Dios se encargará de ejecutar su poder en ellos cumpliendo netamente su voluntad, pero nosotros tenemos que hacer el trabajo de amor con nuestros hermanos.

Y no solo podemos hacer eso, también se nos designó una tarea, predicar a todo el mundo en busca de personas que quieran cambiar su vida al entregársela al Señor, lo que empezó con 12 discípulos hace muchos años ahora se difunde a través de millones de personas. Dios quiere que todos conozcamos de él, de su palabra de su amor, y para eso necesita gente que le sirva y difunda su legado.

¿Entonces qué estás esperando? se uno de los tantos que hace el mejor trabajo del mundo, predicar al prójimo para que sean salvos, es como hacerle un favor a Dios ¡y él sí que paga muy bien!. Mientras haces tu trabajo, él se encarga de añadir todo lo que necesites en tu vida, siendo un ganar – ganar.

Oración del Día

Ven Espíritu Santo Creador visita nuestras almas

Y llena con la gracia divina los corazones que tú creaste.

Eres fuente viva, fuego, amor y espiritual unción.

Fiel promesa del Padre que enriquece nuestra palabra.

Ilumina los sentidos, infunde amor en los corazones y

Conforta sin cesar nuestra fragilidad. Ahuyenta al enemigo,

danos pronto la paz y contigo como guía, evitemos todo mal.

Por Ti conozcamos al Padre y también al Hijo y confiemos siempre en Ti,

Gloria a Dios Padre y al Hijo que resucitó y al Espíritu Santo, por todos los siglos. Amén

Salmos 119: 5-16

!!Ojalá fuesen ordenados mis caminos
¡Para guardar tus estatutos!

Entonces no sería yo avergonzado,
Cuando atendiese a todos tus mandamientos.

Te alabaré con rectitud de corazón
Cuando aprendiere tus justos juicios.

Tus estatutos guardaré;
No me dejes enteramente.

¿Con qué limpiará el joven su camino?
Con guardar tu palabra.

Con todo mi corazón te he buscado;
No me dejes desviarme de tus mandamientos.

En mi corazón he guardado tus dichos,
Para no pecar contra ti.

Bendito tú, oh Jehová;
Enséñame tus estatutos.

Con mis labios he contado
Todos los juicios de tu boca.

Me he gozado en el camino de tus testimonios
Más que de toda riqueza.

En tus mandamientos meditaré;
Consideraré tus caminos.

Me regocijaré en tus estatutos;
No me olvidaré de tus palabras.

(Visited 9 times, 1 visits today)

Deja un comentario