Evangelio del Día 04 de septiembre del 2020

Evangelio según San Lucas 5,33-39.

En aquel tiempo, los escribas y los fariseos dijeron a Jesús: “Los discípulos de Juan ayunan frecuentemente y hacían oración, lo mismo que los discípulos de los fariseos; en cambio, los tuyos comen y beben”. Jesús les contestó: “¿Ustedes pretenden hacer ayunar a los amigos del esposo mientras él está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado; entonces tendrán que ayunar”.

Les hizo además esta comparación: “Nadie corta un pedazo de un vestido nuevo para remendar uno viejo, porque se romperá el nuevo, y el pedazo sacado a este no quedará bien en el vestido viejo. Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque hará reventar los odres; entonces el vino se derramará y los odres ya no servirán más. ¡A vino nuevo, odres nuevos! Nadie, después de haber gustado el vino viejo, quiere vino nuevo, porque dice: El añejo es mejor”.

Reflexión sobre el Evangelio del Día

A Jesús cada cosa que hacía se le era criticada por los escribas y los fariseos de ese entonces. Normalmente la Biblia relata que antes de que Cristo viniera a la tierra, específicamente en el “Antiguo Testamento” las personas tenían que ayunar para agradar a Dios y evitar el juicio directo del cielo para aquellos que no cumplieran los mandamientos.

Jesús enseñaba que realmente había que ayunar, pero, ¿por quién ayunaban?, ¿no era por Dios? y si era por Dios entonces ¿por qué no se daban cuenta que le tenían justo al mismo Hijo de Dios? es por eso que Cristo los confrontaba y les decía: cuando yo sea quitado de la tierra si van a tener que ayunar para que mi presencia esté con ustedes.

Este es un evangelio fascinante que normalmente entendían aquellas personas que eran humildes de corazón, que no eran sabias en su propia opinión, sino que colocaban su vida en entrega a Dios, pero aquellos ciudadanos que no entendían eran los soberbios, los que querían el mal, los que vivían del que dirán de las demás personas.

Seamos como aquellas personas nobles y humildes, sabemos que se está multiplicando la maldad en el mundo y por eso muchos han enfriado su corazón y se han vuelto malos, pero en este día Dios quiere decirte que te ama, que si ha valido la pena todo lo que has hecho para poder agradarlo, que no dejes de buscarlo porque grandes cosas llegarán a tu vida, ¡Dios te Bendiga!

Oración del Día

Ven Espíritu Creador

Ven Espíritu Santo Creador visita nuestras almas y llena con la gracia divina los corazones que tú creaste.

Eres el Paráclito, el Don de Dios Altísimo, fuente viva, fuego, amor y espiritual unción.

Autor de los dones espirituales, dedo de la diestra paterna.

Fiel promesa del Padre que enriquece nuestra palabra.

Ilumina los sentidos, infunde amor en los corazones y conforta sin cesar nuestra fragilidad.

Ahuyenta al enemigo, danos pronto la paz, y contigo como guía evitemos todo mal.

Por ti conozcamos al Padre y también al Hijo y confiemos siempre en Ti.

Te amamos porque eres nuestro Dios todopoderoso.

Danos hoy el pan nuestro de cada día.

Muchas veces estamos turbados, angustiados, más tú nos darás la victoria.

Aunque se levanten enemigos contra mí, todos caerán más a mí no llegaran porque tu mi Dios eres misericordioso.

Te amamos, adoramos, exaltamos y bendecimos por los siglos de los siglos.

Gloria a Dios Padre y al Hijo que resucitó y al Espíritu Paráclito, por todos los siglos. Amén

Salmos: 16-01-11

Guárdame, oh Dios, porque en ti he confiado.

Oh alma mía, dijiste a Jehová:
Tú eres mi Señor;
No hay para mí bien fuera de ti.

Para los santos que están en la tierra,
Y para los íntegros, es toda mi complacencia.

Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otro dios.
No ofreceré yo sus libaciones de sangre,
Ni en mis labios tomaré sus nombres.

Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa;
Tú sustentas mi suerte.

Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos,
Y es hermosa la heredad que me ha tocado.

Bendeciré a Jehová que me aconseja;
Aun en las noches me enseña mi conciencia.

A Jehová he puesto siempre delante de mí;
Porque está a mi diestra, no seré conmovido.

Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma;
Mi carne también reposará confiadamente;

Porque no dejarás mi alma en el Seol,
Ni permitirás que tu santo vea corrupción.

Me mostrarás la senda de la vida;
En tu presencia hay plenitud de gozo;
Delicias a tu diestra para siempre.

 

(Visited 11 times, 1 visits today)

Deja un comentario